lunes, 29 de octubre de 2012

Feria del mole

A pesar de que no me considero de apetito precisamente voraz, existen platillos y eventos que despiertan a mi hambreado interior. En otras ocasiones he tenido oportunidad de visitar la Feria de las nieves y la Feria del tamal, ahora le tocó al mole.

Puesto venta a granel

Este evento se lleva a cabo anualmente en San Pedro Atocpan, un pueblo en Milpa Alta, esas sureñas y lejanas tierras que no puedes creer que sigan siendo parte del D.F. Sinceramente, fue mi primera vez por esos lugares y desconozco la dinámica para llegar a allá bajo condiciones normales, pero me imagino que gran parte del tráfico se debía a la feria. Haciendo cuentas nos tomó 2 horas y media poder bajarnos del automóvil, así que recomiendo que el viaje se comience temprano, y  entonces tal vez, ahorrar algo de tiempo.

El estacionamiento anda entre los 25 y 50 pesos, la entrada a la feria está en 5 por persona. Ya adentro unose confunde porque encuentra carpas repletas de puestos de artesanías "x", no por desprecio a las artesanías, sino porque eran puestos genéricos -Coyoacán/Ciudadela/etc.- Uno se pregunta ¿dónde está el mole? ...pues cruzando la tierra de los morrales y las pulseras se llega a un área despejada, un corredor al aire libre flanqueado por puestos de comida preparada y otros tantos donde venden sólo el polvo y la pasta.Uno camina recibiendo cualquier cantidad de muestras de variadísimos tipos de mole: almendrado, manzana, verde, pipian, rojo, con arándanos, etc. Confieso que llega un punto en que ya no distingues muy bien el sabor de lo que estás probando y ciertos fluidos comienzan a aflorar, pero qué más da... uno va a atascarse de mole y todos son deliciosos.

Entrada a local. Tortillas hechas a mano. Distintos tipos de maíz.

El precio de los platillos van de 90 a 150 pesos, lo más barato pollo, lo más caro guajolote. Puedes acompañar la comida con agua del local (hay sabores un tanto exóticos, como sabor nopal) o irte a comprar un rico pulque. La feria organiza actividades complementarias como conciertos y talleres de artesanía, además de contar con una zona de juegos mecánicos. Lamentablemente el evento terminó el fin de semana pasado, pero ahora tenemos todo un año para planear la próxima visita.

Ventaneandonos

2 comentarios:

Dianna dijo...

¿Porqué Su Excelencia come solo? Su corte debería de alimentarlo! Saludos a todos :D

Mariana Jiménez dijo...

Todos comen menos yo, por culpa del mesero lento :(